Campeones

campeones-981723931-large.jpg

 

 

Al equipo de baloncesto que Javier Gutierrez entrena en Campeones él, en el papel de entrenador es un regalo lo que les ha tocado. Por una serie de circunstancias con la policía le mandan a entrenar a un grupo de discapacitados intelectuales que juegan a baloncesto. Él necesita corregir sus errores, ellos a un entrenador. Pasa de ser segundo en un equipo de ACB a este grupo, pero poco a pocosu vida va dando un giro precioso.

Una película sincera, emotiva, que te hace sonreír entre alguna lágrima, necesaria para conocer otras realidades diferentes a la nuestra. Una comedia coral, destacando el peso igualitario de todos los actores a lo largo de todo el recorrido de la película, sin hacer ninguna distinción.

El trabajo en equipo, sentirte con tus acciones parte del todo, el trabajo que realizan porque están capacitados y el remar todos hacia el mismo objetivo hacen de esta película dan un mensaje clarísimo y necesario.

 

Me daba un poco de miedo al principio la “falta de tacto” que podía llegar a reflejar Javier Gutierrez, con perdón, pudiendo acercarse a ciertos niveles de El Autor u otras películas en las que no se le ve demasiado agradable con su compañero de reparto. Frío, con poca sensibilidad y con muchas ganas de ser más gracioso que afectivo.  Por suerte me equivoqué, con el paso de los minutos demuestra un gran afecto y comprensión por la vida de los protagonistas.

Lo que me sobra de esta película, que habría funcionado igualmente sin esta parte, es la trama con su mujer. En ocasiones se hace un poco innecesaria.

Es realmente, como refleja el número de espectadores, una de las películas del año. Un largometraje emotivo que plasma las dificultades que tienen que superar en la vida estas personas, lo poco que necesitan para ser felices, para poder vivir y relacionarse con la sociedad y lo mucho que agradecen esta calidez que se les brinda. Lo importante no es el baloncesto, ni mucho menos ganar, lo importante es todo lo que aprenden y lo que sienten a raíz del deporte, de la música, de la pintura…

Yo me hice voluntaria para fortalecer una parte de mi que en un momento determinado necesitaba, con el paso del tiempo y desde muy poco después de iniciar una preciosa actividad he aprendido tanto y me han aportado tanto que lo difícil es no emocionarse con determinadas actividades, como Marco, después de todo.

Campeones demuestra que todos estamos faltos de algo y que no hay nada mejor en la vida que entender al otro, tenderle una mano, y ser capaz de ver el mundo desde un punto diferente al tuyo. Es la mejor recompensa que podemos tener, el cariño de quien más lo necesita.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s