Resultado de imagen de la vida de calabacin

Dura en ocasiones y tierna en la mayoría de minutos, La vida de Calabacín, como a él le gusta que le llamen, es un  paseo por la infancia más dura, la de la orfandad.

Se llama ícaro pero él prefiere Calabacín, así le decía su madre. Una madre dura, difícil de tratar, como la del resto de sus compañeros de orfanato. No es solo animación infantil, es mucho más que eso. Una historia dura pero madura, sin acabar de llegar a emocionar hasta las lágrimas pero sin suavizar el estado de ánimo y modo de vida que rodea a los niños en su situación personal. Sin padres, todos con algún sentimiento de culpa por su circunstancia, intentan convivir lo mejor que pueden juntos. Es lo único que tienen, su propia compañía, la directora del orfanato y al policía.

Cada uno tiene una historia a sus espaldas con la que entra a convivir con el resto, lo saben y se apoyan en todo.

Una estética muy bien medida, con tonalidades de colores que dependen del momento que se está viviendo en la película. Los ojos de Camille reflejando que ella, a sus 10 años, ya lo ha visto todo. Ícaro y su eterna sinceridad, sin esconderse, sin defenderse de malas maneras ante sus compañeros… Todos piensan que están solos en la vida cuando ingresan en el centro, se acaban dando cuenta que entre ellos se quieren y se les hace difícil estar sin alguno de ellos. Todos juntos son uno solo. Cada adulto se identifica con un niño, no todos hemos pasado de manera tan drástica por lo mismo pero todos hemos sido alguno de ellos. Como en todas las clases, siempre hay uno que se pone por encima de los demás, incluso a ese se le ve que es muy buena persona en el fondo.

Todos cuando entran quieren salir de ahí lo más pronto posible, pero al relacionarse entre ellos se dan cuenta que es mejor estar unidos que separados en familias. Se ve claramente con Camille y su tía y en el momento en que el policía aporta a Ícaro y Camille como sus hijos.

Uno de los momentos en los que se ve perfectamente la “buena” vida que llevan los niños es en la nieve. Hay una escena conmovedora y otra totalmente alegre.

Una de las mejores películas de animación de los últimos años. Sin entrar en la emoción sensible pero sin andar de puntillas por un tema tan delicado, que engloba tantos problemas de la sociedad que no todos son sencillos de solucionar.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s