1898. Los últimos de Filipinas

003_p.jpg

Pese a lo que me esperaba o pensaba que vería con este largometraje cambié mi postura al llevar pocos minutos de película vistos.

Un película con una historia creíble, real, con rigor histórico, sin dar mayor espectáculo del que de verdad estaba sucediendo. El principio de la decadencia del imperio español, la propia decadencia del ejército español, el empecinamiento en querer demostrar que éramos fuertes como imperio, sin ver más allá de ese pensamiento.

Cuando se habla y critica qué se celebra el día de la Hispanidad no se habla sin razón, en Los últimos de Filipinas se ve claramente. Una masacre a los nativos de esa tierra solo por resistir y conquistar otro territorio más. Un río de sangre que no fue a más solo de milagro. Un orgullo español ya derrotado.

A través de la magnífica fotografía de Alex Catalán (La isla mínima, Grupo 7…) y del guion de Alejandro nos introducimos en una historia que muestra milimétricamente las ansias de poder a través del orgullo patriota, tanto a nivel militar como estamental español.

“Si tu alcalde quiere que estudies no estarías en la guerra.” Uno de los militares al frente de esa guerra le dice no de sus soldados, nada más lejos de la realidad también actual, a las guerras van a hacerse hérores quien en muchas ocaciones no quieren, gobernados por gente que sí quiere organizar masacres. Una historia de supervivencia, sin formación militar lo jóvenes fueron a una guerra que resultó ser absurda. Un abandono por parte de la patria. Los personajes jóvenes son ficcionados, los reales son los que interpretan los actores consagrados.

Una película coral, con un gran elenco de actores, experimentados y jóvenes de los que supongo aprenderían mucho y se hicieron todavía má profesionales a través de este largometraje. A caballo entre Guinea y Las Palmas de Gran Canaria.

Karra Elejalde, Javier Guitérrez, Carlos Hipólito, Eduard Fernández y mi alabado Luis Tosar están magníficos y los jóvenes actores interpretan tan bien que da la sensación que hayan dado un paso más o dos en su carrera. Mención especial a Miguel Herrán, su segunda película tras A cambio de nada.

Una pelicula nada trascendental si se quiere ver el salto profesional de todos ellos, magnífica para ver sus trabajos en conjunto, casando fenomenal con el trabajo técnico. Un largometraje a la altura de pocos, nada “taquillera” si solo se va guiado por la historia que se cuenta.

 

Anuncios

8 comentarios

  1. Pues yo sí que tenía ganas de ver esta película (no he ido aún, por cierto). Y más cuando me enteré de que aparecía Luis Tosar.
    Me llamó mucho la atención su fotografía (y por lo que cuentas parece que cubrirá mis expectativas)
    No tardaré mucho en verla y espero que me deje una buena sensación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s